La tocada en pleno apojeo